Para vivir la misa

El Señor resucitado, presente en el altar, se ofrece a Dios Padre, con toda la Iglesia, bajo las apariencias del pan y del vino, es decir, bajo los signos de un alimento y de una bebida.
El Cuerpo eucarístico de Cristo y su Sangre están realmente destinados a ser recibidos por los cristianos como comida y bebida espirituales.

 

JESÚS ES NUESTRA PASCUA

JESÚS NOS PROMETE LA EUCARISTÍA

LA ÚLTIMA CENA

QUÉ PASÓ EN LA ÚLTIMA CENA

QUÉ ES LA MISA

EL DOMINGO

LA EUCARISTÍA ES UNA FIESTA

PARTES DE LA MISA