Festividad: 5 Septiembre

ORACIÓN PARA LA CANONIZACIÓN DE LA BEATA MADRE TERESA

DE CALCUTA Y PARA PEDIR UN FAVOR

Jesús, tu hiciste de la Madre Teresa un ejemplo inspirador de Fe firme y Caridad ardiente,

un testigo extraordinario del camino de la infancia espiritual y una gran maestra del valor

y dignidad de toda vida humana. Concédenos que ella sea venerada e imitada

como uno de los santos canonizados de la Iglesia.

Escucha las súplicas de todos aquellos que buscan su intercesión,

especialmente la petición que en este momento imploro...

(mencione aquí la gracia que desea obtener con la intercesión

de la beata Madre Teresa de Calcuta).

Haz que sigamos su ejemplo atendiendo a tu grito de sed desde la cruz

y te amemos bajo las apariencias de los más pobres de los pobres,

especialmente los menos amados y menos aceptados.

Te pedimos esto por la intercesión de María, tu Madre

y Madre de todos nosotros. Amén.

ORACIÓN A LA BEATA MADRE TERESA DE CALCUTA

Beata Teresa de Calcuta, deseando ardientemente amar a Jesús como

nunca antes había sido amado, te entregaste completamente a Él, sin negarle nada.

En unión con el Corazón Inmaculado de María, aceptaste la llamada de Jesús para saciar

su infinita sed de amor y de almas y así ser portadora de su amor por los más pobres entre los pobres.

Con confianza llena de amor y abandono total cumpliste su voluntad, testimoniando la alegría

de pertenecerle a Él totalmente. Te uniste tan íntimamente a Jesús, tu Esposo crucificado, que Él,

suspendido en la Cruz, se dignó compartir contigo la agonía de su Corazón.

Beata Teresa, tu que prometiste traer continuamente la luz del amor a aquellos que viven en la tierra,

intercede para que también nosotros deseemos saciar la ardiente sed de Jesús amándole

apasionadamente, compartiendo sus sufrimientos con alegría y sirviéndole de todo corazón

en nuestros hermanos y hermanas, especialmente en aquellos que, mas de todos,

son “no amados” y “no deseados.” Amén.

ORACION PARA APRENDER A AMAR

Señor, cuando tenga hambre, dame alguien que necesite comida;

Cuando tenga sed, dame alguien que precise agua;

Cuando sienta frío, dame alguien que necesite calor.

Cuando sufra, dame alguien que necesita consuelo;

Cuando mi cruz parezca pesada, déjame compartir la cruz del otro;

Cuando me vea pobre, pon a mi lado algún necesitado.

Cuando no tenga tiempo, dame alguien que precise de mis minutos;

Cuando sufra humillación, dame ocasión para elogiar a alguien;

Cuando esté desanimado, dame alguien para darle nuevos ánimos.

Cuando quiera que los otros me comprendan, dame alguien que necesite de mi comprensión;

Cuando sienta necesidad de que cuiden de mí, dame alguien a quien pueda atender;

Cuando piense en mí mismo, vuelve mi atención hacia otra persona.

Haznos dignos, Señor, de servir a nuestros hermanos;

Dales, a través de nuestras manos, no sólo el pan de cada día,

también nuestro amor misericordioso, imagen del tuyo.

-Madre Teresa de Calcuta M.C.